Menú
Misión: Imposible 7 parte uno ¿Es más de lo mismo? (Reseña)

Misión: Imposible 7 parte uno ¿Es más de lo mismo? (Reseña)

Por Rubén Peralta Rigaud – En retrospectiva, la franquicia de Misión Imposible es una de las más estables en términos de calidad y cantidad. Desde 1996 se han hecho siete películas, lo que significa aproximadamente una película cada cuatro años, lo que casi tiene el carácter de un mundial de fútbol. Y como en el fútbol, el juego sigue siendo el mismo a lo largo de los años, las reglas cambian marginalmente, pero el juego sigue caracterizándose por las posibilidades de nuevas técnicas y tácticas, tanto fuera como dentro del campo. Sólo una cosa es diferente: al contrario que en el fútbol, en Misión Imposible aparecen los mismos jugadores, los mismos héroes a lo largo de los años, algunos de los cuales han envejecido mejor, otros peor. Pero eso casi no importa, porque los personajes, su juego y sus habilidades especiales siguen siendo los mismos.

DUPAO EN WHATSAPP

Si no te lo crees, date un atracón de la obra completa. Lo mejor es hacerlo con niños que quizá ya tengan 12 años y estén un poco irritados tras la primera parte por la tecnología aún algo anticuada, pero que rendirán más tributo a la franquicia con cada película. Porque los personajes centrales son aquí héroes preadolescentes casi ideales: derrotan a sus enemigos con acrobacias temerarias y se fortalecen mágicamente mediante la unidad de los compañeros, que sin embargo nunca flaquea a pesar de la jerarquía del grupo con un líder claro. Y quizás lo más importante: no hay escenas de cama realmente relevantes porque el amor es sencillamente demasiado peligroso, las mujeres tienen que morir en el peor de los casos o desaparecer bajo tierra en el mejor, y así los pequeños espectadores no están expuestos a escenas de besos demasiado largas y tienen que enterrar la cabeza gritando en la almohada. Y como en el desarrollo de un niño que apenas se da cuenta de su propio proceso de envejecimiento, éste también parece ser el caso de Ethan Hunt (Tom Cruise) y sus amigos. Esto no sólo es reconfortante, sino también alentador, tanto más cuanto que cada personaje sólo dispone de un determinado conjunto de idiomas, pero aun así se las arregla para compensar este déficit de carácter con pruebas de valor siempre nuevas.

La séptima parte de la franquicia, Mission: Impossible – Dead Reckoning Part 1, aporta a este (no) desarrollo rasgos casi paródicos, incluso se podría decir que filosóficos. Como en todas las demás películas dirigidas por directores excepcionales como Brian De Palma, John Woo, J. J. Abrams, Brad Bird y, por último, Christopher McQuarrie (pero sin abandonar nunca su propia firma), están los estándares conocidos y esperados con máscaras, motos y acrobacias extraordinarias en los supuestos lugares de añoranza de este mundo, que son publicitadas por Tom Cruise con mucha antelación y promovidas sobre todo por el hecho de que él mismo sigue realizándolas constantemente a pesar de sus 61 años, y que en realidad asombran en el sentido de las viejas acrobacias circenses y hacen que las tres horas pasen volando.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Películas & Series (@capsulacinefila)

Pero hay algo más que asombro, quizá los números circenses sean la mejor forma de explicar por qué la quinta entrega de Indiana Jones, que se estrenó pocos días antes que Misión: Imposible – Dead Reckoning Part 1, no satisface al público y probablemente será uno de los mayores fracasos de la historia del cine.

Aunque ambas películas tienen paralelismos fascinantes -como las heroínas recién introducidas que contradicen casi notoriamente al héroe-, Indiana Jones sigue atrapada en su corsé histórico. Esto se aplica no sólo al período de tiempo narrado, sino también y sobre todo, a las acrobacias, que apenas han evolucionado en lo esencial. Esto se aprecia especialmente bien en la casi icónica escena del tren en las películas de acción, en la que numerosos directores llevan años trabajando una y otra vez, casi obsesivamente, y salvo excepciones como Tren bala, apenas han aportado nada nuevo a estos tropos de detalles de acción. Incluso James Mangold fracasa estrepitosamente en la larga secuencia de la entrada al tren de Indiana Jones y el dial del Destino, es más bien un tren máquina del tiempo en el que el espectador se pierde porque cree haberlo visto todo antes.

Es diferente en Misión: Imposible – Dead Reckoning Parte 1. Aquí también hay una larga, larguísima escena de persecución en tren en la que se cita prácticamente todo lo que ha sucedido en los trenes de las películas durante décadas, pero luego el viaje a Innsbruck -impresionantemente ambiguo, por supuesto, en un tren museo del Orient Express- se convierte en una experiencia completamente nueva. No sólo por la sorprendente transformación del carácter de algunas de las personas de la segunda fila, sino también por lo que le ocurre al tren y quién sube a él y cómo, o se le permite bajar de nuevo.

Se trata de una gran ópera y deja claramente en la sombra a la franquicia de acción algo más joven Fast & Furious (desde 2001) y su novena parte Fast & Furious 9. Esto se aplica no sólo a la coreografía en sí, sino también a los personajes principales, que, como Harrison Ford en Indiana Jones, reconocen abiertamente su edad y la comentan con autocrítica. Pero la autoironía no es algo para la eternidad. Sólo los que siguen siendo lo que son y han sido siempre encuentran gracia duradera ante los dioses y los espectadores jóvenes y viejos por igual.

Tom Cruise y sus amigos deben sentir lo mismo, más aún cuando Cruise acaba de salvar no sólo al mundo y a la eterna juventud con Top Gun: Maverick, sino también al cine de la post pandemia de Covid con su asombrosa recaudación de taquilla. Y, como tantas veces en los últimos 50 años, el cine necesita ser salvado, no sólo porque muchos cines se enfrentan al cierre debido a la subida de los precios de la energía -las cifras prudentes suponen una concentración parcelaria del 20 por ciento-, sino también porque actualmente fracasan una superproducción tras otra, la más recientes Indiana Jones y The Flash, pero incluso la buena Elemental, de Disney/Pixar, lo está pasando mal.

Si Mission: Impossible – Dead Reckoning Part 1 realmente logra revertir esta tendencia, y tal vez calentar la próxima batalla entre Oppenheimer de Nolan y Barbie de Greta Gerwig, sería una ironía casi maravillosa del destino. Por todas las cosas, la primera parte de la séptima parte (la segunda seguirá en 2024) se despide casi radicalmente de nuestro mundo digital, ya que una entidad de IA de repente tiene todo el poder y, sobre todo, la verdad fácilmente manipulable (no sólo de los medios de comunicación) en sus manos. La analogía del Chat GPT puede parecer un poco artificial, pero está absolutamente en línea con el espíritu de los tiempos y adecuada para la filosofía de los regulares, es exactamente lo que está asustando a la gente en este momento y lo que es más: los está preocupando, también porque están indefensos y claman por ayuda y anhelan una estrategia de salida.

Esta estrategia de salida proporciona a Mission: Impossible – Dead Reckoning Part 1 una experiencia extremadamente vívida, estúpida, grotesca y entretenida, pero en realidad es algo así como volver a las raíces de su propia franquicia, en la que por aquel entonces los ordenadores antediluvianos marchaban casi de forma análoga y sin red, en la que solo las máscaras eran un precursor casi profético de la adaptabilidad digital del futuro. Y en el que los cines, por supuesto, aún no estaban digitalizados. El final como principio, o la esperanza muere al final, y con ella el humano.

--

¿Qué es DUPAO? Somos un magazine de Series y Películas, Ciencia y Tecnología, Marketing y Negocios, Productividad, Estilo de Vida y Tendencias.

 


Lo que más gusta

Lo más destacado

x