Menú
Comer rápido: ganar tiempo a costa de la salud

Comer rápido: ganar tiempo a costa de la salud

Aerofagia, indigestión, aumento del riesgo de obesidad o síndrome metabólico… Comer a toda prisa altera los ritmos normales del sistema digestivo y, como mínimo, puede producir molestias.

El ritmo de vida actual hace que con frecuencia robemos tiempo a cuestiones tan fundamentales como la alimentación. A menudo desayunamos algo rápido de camino al trabajo o comemos a toda velocidad para ganar un rato que nos permita ser más productivos o sentir que mejoramos la conciliación de nuestra vida laboral y personal.

Más allá de otras reflexiones en torno a esta cultura de la prisa, es interesante poner en una balanza el tiempo y la salud y detenerse unos minutos a valorar las posibles consecuencias de comer demasiado rápido. ¿Ha experimentado alguna vez un exceso de gases? ¿Suele tener digestiones pesadas? ¿Cuánto tiempo hace que no presta atención a sus sensaciones de hambre y saciedad?

Excedente de gases

En lo que se refiere al primer problema, la deglución excesiva de aire durante y entre las comidas se denomina aerofagia. Puede provocar desde una leve incomodidad y sensación de pesadez e hinchazón hasta dolor y distensión abdominal (un aumento objetivo y visible del diámetro abdominal tras la ingesta de alimentos).

El contenido normal de gas en el tubo digestivo cuando estamos en ayunas es de aproximadamente 200 mililitros. Si esta cantidad aumenta de forma importante, los mecanismos fisiológicos para su expulsión pueden volverse muy molestos. Ese volumen depende del equilibrio entre la ingesta y la producción de gas y su eliminación, en forma de eructos, flatulencias o a través de su consumo por la microbiota intestinal.

Uno de los principales factores de aumento tanto de la ingesta de aire como de la producción de gas es comer rápido, aunque también pueden contribuir el consumo de chicles, el tabaquismo o las alteraciones de la citada microbiota.

Sobreesfuerzo digestivo

Por otro lado, al comer deprisa el tiempo de masticación disminuye y los alimentos llegan al estómago prácticamente enteros, lo que hace necesaria una mayor producción de jugos gástricos para poder digerirlos de forma adecuada. Esto, que exige además un mayor esfuerzo metabólico, causa la molesta sensación de pesadez e indigestión que acompaña a las comidas exprés.

Otro aspecto que puede verse influido si no masticamos lo suficiente –y no permitimos, por tanto, la acción de las enzimas orales– es la absorción de alimentos en el intestino delgado. Entonces, y a pesar de los esfuerzos del estómago por compensar este déficit, la comida puede alcanzar el intestino sin estar lo suficientemente digerida.

No llega la señal de parar

Si nos centramos ahora en las mencionadas sensaciones de hambre y saciedad, tendremos que hacer referencia al eje intestino cerebro, ya que este último órgano es el responsable de enviar las señales que orquestan el proceso de digestión, por un lado, y la necesidad de buscar alimento o ayunar, por el otro.

Dos hormonas, la leptina y la grelina, regulan respectivamente la saciedad y el hambre. Una vez que vemos, olemos y comenzamos a ingerir un alimento, la primera tarda entre 20 y 30 minutos en activarse. Cuando comemos muy rápido, ingerimos cantidades que superan nuestras necesidades energéticas reales, dado que la leptina no tiene tiempo de avisarnos de que ya estamos saciados.

Si aún no ve la balanza tiempo-salud claramente inclinada, varios estudios muestran relación entre la velocidad a la que comemos y los factores de riesgo cardiovascular, los niveles elevados de triglicéridos y el incremento de posibilidades de padecer síndrome metabólico (que aumentan hasta en un 59 %) o desarrollar sobrepeso y obesidad, especialmente en población diabética.

Merece la pena detenerse un poco, sentarse y disfrutar de un pausado desayuno o una tranquila comida. Mastique despacio y preste atención a tu saciedad. Invierta tiempo y gane salud.The Conversation

Esther Martínez Miguel, Directora del Grado en Enfermería. Facultad de Ciencias de la Vida y de la Naturaleza, Universidad Nebrija y Silvia Gómez Senent, Médico de Aparato Digestivo. Profesora en el Grado de Enfermería, Universidad Nebrija

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

--

 


Lo que más gusta

Lo más destacado