Menú
James Howells en su búsqueda imposible de un disco duro con 7500 bitcoins

James Howells en su búsqueda imposible de un disco duro con 7500 bitcoins

James Howells lleva más de ocho años buscando un disco duro que tiró accidentalmente en el que estaba almacenada la contraseña de su billetera criptográfica digital con 7500 Bitcoins.

James Howells, un hombre australiano, ingeniero informático establecido en gales, en 2009 se hizo con 7.500 Bitcoins en apenas una semana cuando nadie lo hacía. Howells en 2013, entre junio y agosto, tiró accidentalmente a la basura un disco duro, en el que estaba almacenada la contraseña de su billetera criptográfica digital, lo único que se sabe es que se encuentra en un vertedero municipal en Newport, Gales del Sur. Ha estado buscando el disco duro con Bitcoins durante más de ocho años, transformándose la búsqueda en una obsesión, dejando a un lado su trabajo y todo, solo por el deseo de encontrar un disco duro tan preciado.

El valor de los Bitcoins que tenía Howells, en el 2017 pudo suponer una cantidad mayor a 147 millones de Dólares estadounidenses, para diciembre de 2021, al cambio, tendría un poco más de USD 495 millones.

La agonía del Australiano, crece con la misma rapidez que el valor de aquel disco duro, que ya valía cinco millones Dólares, cuando comenzó la búsqueda; pero se le cayó el alma al suelo, cuando se dio cuenta que la basura en aquel lugar ocupaba un área similar a la que ocuparían quince campos de fútbol.

Sin embargo, poco después contactó al responsable del vertedero, y éste le dio esperanzas. El vertedero no se va llenando de basura así como así, hay un orden en el caos. Era factible localizar la zona en la que podía haberse tirado el disco duro (de unos 250 metros cuadrados), y lo único que necesitaba era el permiso del ayuntamiento para comenzar a hurgar en el vertedero.

Operación de rescate del disco duro con Bitcoins

El australiano, ha contratado a expertos de la NASA, que trabajaron en el desastre de Columbia para que lo ayuden a recuperar el disco duro. Contactó a un representante en el Parlamento Galés, en Cardiff, y con el Parlamento Británico en Londres, también a inversores, e incluso llegó a un acuerdo con dos empresarios que accedieron a financiar la operación de recuperación del disco, Howells se quedaría con una tercera parte de lo que lograran recuperar.

Creó una presentación con todos los detalles, estimando que la búsqueda costaría unos cinco millones de libras que serían aproximadamente seis millones de Dólares estadounidenses, pero podía haber un margen para lograr mayor financiación. Con un equipo de 25 personas, podría completar la operación de búsqueda en el área designada en menos de un año.

El ayuntamiento de su ciudad no le deja buscarlo, dicen que sacar el disco duro del basurero donde se supone que debe estar, podría causar daños medioambientales. Argumentando también que no hay garantías de que aparezca el disco. Si lo hace, es poco probable que aún funcione, después de años de ser corroído por la basura. Acabó ofreciéndole al ayuntamiento de Newport un 25% de las ganancias si se encuentra el disco duro, para usarse en la recuperación de los daños económicos del COVID-19, pero ni por esas, el ayuntamiento aceptó.

Los responsables del gobierno aseguran que el proyecto es demasiado incierto y demasiado arriesgado para el medioambiente, hasta ahora, quizás, ahí siguen esos 7.500 Bitcoins perdidos como tantos otros.

--


Lo que más gusta

Lo más destacado